Escríbenos ó Síguenos En
para leer

Valledupar más allá del festival

Viernes, 29 de Abr - 20160

valledupar

Está más que comprobado que Valledupar es uno de los lugares obligados como destino turístico principalmente para los amantes del vallenato.

Un lugar de gente amable y servicial, aunque no es de museos y grandes edificaciones, la capital mundial del vallenato tiene infinidad de sitios que conocer y más para esta temporada del festival.

La Pilonera Mayor

Es un homenaje a la fundadora del Festival Vallenato “La Cacica”, Consuelo Araujonoguera, está ubicada en la glorieta frente al Parque de La leyenda vallenata.

La Sirena de Hurtado y el Río Guatapurí

Se encuentra en la orilla del río Guatapurí, sobre una roca haciendo referencia a esta mítica silueta de esta leyenda. Es uno de los balnearios más importantes de la región, se forma en uno de los pozos del rio Guatapurí; nace en la laguna de Curigua, en la Sierra Nevada de Santa Marta y se encuentra acorazonado por predominantes rocas. El Río Guatapurí es el balneario por excelencia de los Vallenatos.

Coliseo Cubierto y Los Poporos

El Coliseo es uno de los pocos que cuenta con el techo movible, construido a finales de los años 90, se encuentra frente a la escultura de Los Poporos. Esta escultura hace homenaje a las tres etnias indígenas que aún habitan en la Sierra Nevada, como lo son los arhuacos, los koguis y los arzarios.

Mi pedazo de acordeón

Es una obra realizada por el Escultor Gabriel Beltrán, en honor al juglar y primer rey vallenato,  Alejandro Durán de “Mi pedazo de Acordeón” y también se convirtió en símbolo de todos los acordeoneros de la región.

La Casa Beto Murgas o el Museo del Acordeón

Ubicada en el barrio San Joaquín de Valledupar, en la carrera 17 nº9ª-18, la Casa Beto Murgas se ha convertido en un lugar inevitable para conocer el instrumento que da vida al folclor vallenato, “El Acordeón”, en un recorrido muy completo muestra los orígenes de este instrumento, la llegada de éste al país y su importancia en el género vallenato.

Entre las piezas que más se destacan se encuentran un acordeón Hohner del Rey Vallenato Alberto Rada, pero también acordeones mucho menos convencionales como una concertina Hohner o unos acordeones-pianos únicos procedentes de Italia, Alemania o Austria.

El Parque de la Monedas

En Patillal, media hora al norte de Valledupar, está el Parque de las Monedas, un sitio en el que se les rinde homenaje a ocho compositores vallenatos nacidos en este pueblo. Se trata de una gliptoteca al aire libre en la que las caras de maestros como Rafael Escalona y Freddy Molina adornan por un lado monedas de cerca de un metro de diámetro; por el otro se lee un pedazo de la letra de una canción.

Nabusimake

Pueden tener la oportunidad de conocer las costumbres de los indígenas Arhuaco al visitar Nabusímake, a 25 km de Pueblo Bello, al occidente de Valledupar. Aquí se puede caminar por las calles del poblado y ver sus casas de paja, bahareque y piedra.

Jardín Botánico Buzintana

Otro plan para hacer en Pueblo Bello es disfrutar la tranquilidad del jardín botánico Buzintana, un sitio donde la comunidad Arhuaca ha vertido sus conocimientos sobre la flora medicinal, ornamental y alimenticia de la región. En este lugar se puede aprender sobre ecología y también se puede conocer cómo se produce miel de abejas pura.

Balneario La Mina

La Mina está cuarenta kilómetros al norte de Valledupar, en la vía a Atánquez. En este sitio el caudal del río Badillo disminuye, lo que permite bañarse en una piscina natural que está protegida por unas hermosas rocas blancas. La Mina es uno de varios balnearios de la región que se forman gracias a los deshielos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

La Feria ganadera

Para los amantes del mundo ‘agro’ en el marco del festival vallenato se llevará a cabo la feria ganadera. Un espacio por el cual propios y extraños podrán conocer de primera mano los distintos tipos de animales que componen el mundo agrícola de Cesar y la Costa Caribe colombiana.

Silvana Pérez
Enviada especial a Valledupar

© 2016, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con