Escríbenos ó Síguenos En
para leer

¡Ponte en modo Carnaval! Conoce los disfraces y danzas más representativas de la fiesta barranquillera

Jueves, 5 de Feb - 20150

disfraces y danzas

Parte 1

Para esta época de Carnavales, el ingenio y creatividad de los disfraces son el alma de la celebración barranquillera, los cuales llegan cargados de historias que todo barranquillero y amante de esta fiesta currambera debe conocer; por tal motivo, a continuación te presentaremos algunos de los disfraces más representativos del Carnaval de Barranquilla:

Marimonda

El disfraz de ‘Marimonda’ comenzó como un disfraz creado por los barranquilleros de clase baja, para incomodar de forma burlesca a los ricachones de la ciudad.

Las primeras ‘Marimondas’ eran hechas con parches de tela, el saco y pantalón al revés; la máscara con su icónica nariz fálica y orejotas, acompañados de un pito escandaloso con el que ridiculizaban a los ‘ricachones’.

Con el tiempo, a la ‘Marimonda’ se le agregó la corbata como rechazo a esos funcionarios del Gobierno que no beneficiaban a la clase baja.

El disfraz fue evolucionando en su elaboración, hasta verse hecho de satín, con pedrería y embellecido con llamativos colores.

Actualmente, la ‘Marimonda’ es una combinación de primate y elefante que representa el espíritu del barranquillero jocoso y ‘mamador de gallo’, que le gusta divertirse sanamente, vacilándose todo y a todos.

En los desfiles del Carnaval, podemos ver a las ‘Marimondas’ en grupos o comparsas donde agitan rodillas y codos como gallinas, se sientan en el piso y avanzan con piernas temblorosas, también se agitan bocarriba como si estuvieran convulsionando, acompañados de un fandango gozoso llamado “La Butaca”, que se presta para este singular baile; también desfilan bailando ‘Vámonos Caminando’, ‘Carnaval de Barranquilla’ y ‘El Cebú’.

Baile Marimonda

Monocuco

El ‘Monocuco’ es el disfraz de aquellos que querían ocultar su identidad.

Este disfraz fue creado por esos hombres de clase alta que se sentían atraídos por las mujeres de la clase baja y como forma para acercarse a ellas, se idearon al ‘Monocuco’ y así conquistarlas sin revelar su identidad.

Su nombre viene de los monos (el animal), quienes en aquel tiempo en Barranquilla robaban, mordían y lanzaban la comida a las personas; de allí la famosa frase: “Monocuco guayabero, saca presas del caldero, embustero y tramuyero”.

Este disfraz consiste en un ropón amplio de colores con una caperuza que cubre la cabeza, un antifaz de corte veneciano que tapa el rostro con un pedazo de tela y una vara de totumo la cual era utilizada para amenazar a quien se acercara a reconocerlo.

En Carnavales, el ‘Monocuco’ se caracteriza por su hablado afónico y anonimato, el cual aprovecha para burlarse de aquellos que pasan por su camino.

Hubo una época en que este característico personaje casi desaparece, pero actualmente son más de 15 mil ‘Monocucos’ los que desfilan en el Carnaval de Barranquilla.

Por otra parte, en el dialecto barranquillero es muy común escuchar la expresión ‘Monocuco’ o la completa ‘Monocuco Guayabero’ la cual es utilizada para referirnos a algo que está, fue o será ‘muy bueno’.

Monocuco:

Negrita Puloy

La ‘Negrita Puloy’ es un disfraz que fue inspirado en una publicidad de un detergente venezolano que llevaba el nombre ‘Puloy’.

Al principio este disfraz fue individual y alcanzó a desaparecer, pero en los 80 fue rescatado por Natividad López de Altamar e Isabel Muñoz Vásquez, quienes crearon la comparsa “Las Negritas Puloy del barrio Montecristo”.

Inicialmente las ‘Negritas Puloy’ usaban una máscara que les cubría totalmente el rostro hecha de tela, la cual tenía unos labios rojos pintados junto con unos grandes ojos. El disfraz consistía en una blusa y una falta roja con puntos blancos usados sobre unas licras negras que cubrían brazos y piernas.

La creación de este disfraz tiene que ver con la prohibición de las mujeres barranquilleras de ingresar a centros de rumbas, a menos que asistieran con sus esposos, por lo que un grupo de mujeres burlando aquella restricción, decidieron vestirse de ‘Negritas Puloy’ e ingresar a estos sitios gracias la feminidad y coqueteo que caracteriza a este personaje.

En la actualidad, las ‘Negritas Puloy’ ya no llevan la máscara en el rostro; el disfraz está compuesto por una truza manga larga negra que simula la piel, un vestido corto y coqueto con sus colores originales (rojo con puntos blancos), zapatos de tacón, accesorios con los colores del disfraz, un lazo para la cabeza hecho con la misma tela del vestido y una peluca tipo afro color negra.

Generalmente el disfraz de ‘Negrita Puloy’ es usado por mujeres, sin embargo, también hay hombres que se visten de este personaje, algunos son miembros de la comunidad transgénero de Barranquilla, quienes mantienen la máscara para ocultar su identidad.

La comparsa de las ‘Negritas Puloy’ que en este 2015 está cumpliendo 30 años, danza al ritmo del merecumbé.

Negritas Puloy:

Congo

Todo buen barranquillero sabe cuál es el ‘Congo’ y es que este disfraz es uno de los más viejos, así como representativos del Carnaval.

El traje característico de este personaje viene de una danza guerrera, precisamente de El Congo, en África y llegó hasta nuestro país, por los cabildos de los negros africanos que se celebraban en Cartagena.

El disfraz está compuesto por un pantalón de satín con remiendos en las rodillas en forma de cuadro, cintas y lentejuelas en los laterales, y arandelas de disparejos colores en las botas del pantalón, cintas y lentejuelas en los laterales. Camisa manga larga con pechera de la misma tela que la capa, la cual es decorada en lentejuelas con imágenes de animales.

Un turbante adornado con flores artificiales de colores muy atractivos. De la parte de atrás del turbante sale una cola larga que casi llega a los talones, adornada con cintas, lazos y encajes. En la parte delantera del turbante llevan pedacitos de espejos.

El disfraz como tal es vestido por los hombres.

El ‘Congo’ va con su rostro pintado de blanco con círculos rojos en las mejillas y gafas oscuras. Llevan un machete de madera con el que golpean el suelo, y en la otra mano un muñeco o vejiga de cerdo, en algunos casos han llevado hasta culebras vivas.

Las mujeres que acompañan este disfraz en la comparsa visten faldas con pollerín, blusa escotada también con pollerín y sin mangas; llevan tocados florales en sus cabezas, aretes y collares.

Baile del Congo:

Por: Diana RP
Redactor web

© 2015, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con