Escríbenos ó Síguenos En
para leer

Mi primera grabación: Gilberto Santa Rosa

Miércoles, 27 de Sep - 20170

gilberto_santa_rosa
Un domingo del año ‘77, Mario Ortiz, Jr. me dijo sin ni siquiera prepararme: “ven conmigo, que vas a grabar con papi”. Me fui en el carro con él rumbo a mi encuentro con uno de los músicos más queridos y respetados con una mezcla de júbilo, nervios y dudas. Con la naturalidad y sencillez que le caracterizaba me explicó que iba a hacer un disco y que quería que yo cantara en él.

Un disco de Tito Rodríguez con el Sexteto La Playa fue el marco para la improvisada reunión, luego un disco de Los Papines de Cuba con el fin de verificar los números Palo de caña brava y Los rosales, respectivamente, y saber si los tonos eran correctos para mí.

Mario hacía sus apuntes en un papel de pentagrama mientras mi mente de un niño de 14 años volaba e imaginaba situaciones, presentaciones giras y demás.

Las próximas semanas fueron excitantes para mí. El proceso de hacer el disco, totalmente desconocido para mí, se fue dando ante mis ojos infantiles.

No conforme con la gran oportunidad, recibí la llamada de Mario preguntándome si yo había compuesto algo que pudiera servir para grabar. Imagínense, no conforme con la primera oportunidad para grabar también haría mi debut (y despedida, jaja) como compositor.

Para la época se estilaba ensayar para grabar luego. Fui citado a mi primer ensayo y al entrar al salón me encontré con los mejores músicos del país y el veterano cantante Paquito Álvarez.

A este ensayo le siguieron otros en la desaparecida sede de la Federación de Músicos, hasta que llegó el gran día. Ahí estaba con mis 14 años rodeado de profesionales en el desaparecido estudio de la compañía Borinquen Records.

Lamentablemente, por estar estudiando no pude ver la grabación completa, pero llegué a tiempo a ver la grabación de los coros. Mis rodillas temblaban, mientras cantaba con Elliott Romero, pero a la vez me disfrutaba la experiencia y lo que sentí en el momento fue el comienzo de mi carrera.

Agraciadamente, todos los sueños que pasaron por mi mente en mi primera reunión con el maestro Mario Ortiz se hicieron realidad al paso de estos 40 largos años de trabajo, esfuerzo y mucha música.

© 2017, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con