Escríbenos ó Síguenos En
para leer

Las pasiones de Juancho y Rolando

Viernes, 7 de Mar - 20140

noticia

Ser padres no es una tarea sencilla, el tener a cargo, no solo el cuidado físico, sino todo el desarrollo socio-emocional de un niño es un trabajo que muchas veces genera angustia y temor,  y más aun cuando se trata de unas hermosas princesas, pero como tal, este no es el caso para dos importantes figuras del vallenato como son los acordeoneros Juancho de la Espriella y Rolando Ochoa, quienes se dedican con amor y entrega a sus hijas, dándoles la mayor calidad de vida que puedan.  Teniendo claro que ambos tienen hijos varones esta vez solo hablaremos de sus niñas.

Al preguntarles que significó la llegada de ellas al hogar ambos atinaron en decir que eran una bendición de Dios y que con ellas hay una conexión especial y en la medida que van creciendo es más el amor y la afinidad que tienen entre ambos.

Tanto Juancho como Rolando tienen claro que vivimos en una sociedad convulsionada y que su profesión demanda mucho trabajo por eso ellos saben cómo dedicarles calidad de vida y tiempo a sus bebas, Juancho por su parte dice: “Paso más tiempo con mis hijos que una persona que cumple horario, porque salgo a trabajar un viernes y regreso un lunes, paso toda la semana con ella” por otro lado le inculca seguir a Dios sin fanatismo.

Rolando por su parte dice: “Mis triunfos los comparto con mis hijos, sobre todo con Mari, ella llego en un momento de muchos cambios emocionales en mi vida, en ellos he encontrado los motivos para llenar los vacios, y ella es el motor de mi vida”

Las horas de juego que le dedican ambos acordeoneros a sus hijas son entre semana, Juancho con Manuela van a centros comerciales,  a parques, juegan y se acuestan juntos. Por otro lado, Maria Celeste apenas se encuentra con  Rolando gatea hasta donde él, es muy cariñoso con ella, se dedica a decirle lo importante que es loque ha significado al llegar a su vida,  el pasatiempo favorito del acordeonero es cargarla y estar con ella.

Los artistas tienen claro que la disciplina con amor no es más que el establecimiento de límites y normas en el hogar, por eso para ellos esa es la base de todo, ambos son muy disciplinados y eso es lo que le inculcan a ellas, el respeto y el amor que reflejan en su hogar.

Definitivamente Rolando y Juancho están llevando muy bien sus roles, en la parte musical triunfan como acordeoneros, y en su familia demuestran lo excelentes padres que pueden ser.

Silvana Pérez
Redactor Web
sperez@oro.com.co

 

© 2014, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con