| Olímpica Stereo Gózatela | Para leer | Joe Arroyo, ‘el hombre de las anécdotas’ - Joe Arroyo, ‘el hombre de las anécdotas’ -
Escríbenos ó Síguenos En
para leer

Joe Arroyo, ‘el hombre de las anécdotas’

Martes, 20 de Mar - 20180

joearroyo

Joe Arroyo, el cantante, el amigo de frases coloquiales y generoso en sus anécdotas. El mismo que nació cartagenero, pero murió barranquillero, el artista que toda la vida se enfrentó a la adversidad y que de cada una de esas batallas logró sacar una canción.

Álvaro José Arroyo catalogado como el artista más grande de la música tropical colombiana en su historia y de quien hoy traemos algunas anécdotas que lo hicieron toda una leyenda musical.

Joe Arroyo, un sobresaliente compositor, un bravo intérprete y un increíble personaje que, con su particular sonido, llegó lejos, probablemente más lejos que las leyendas que lo precedieron

¿Quién le puso el apodo de Joe a Álvaro José Arroyo?

Al parecer fue el maestro Jimmy Salcedo en Sincelejo, a sus 15 ó 16 años, cuando un día le dijo: “Tu nombre no vende, lo siento pero de ahora en adelante te vamos a llamar el Joe”

¿De dónde sacó el Joe el nombre de “La Verdad”?

Esta es de esas historias macondianas que nacen de la “mamadera de gallo” de los costeños. Todo surge cuando se corre la bola que el Joe llegó a Barranquilla a montar su propia orquesta y excelentes músicos de la región corren a buscarlo y a ponerse a sus órdenes para conformar ese selecto grupo. Era un hecho que el gran Arroyo se iba a lanzar al agua.

Pero el Joe llegó desordenado a Barranquilla y volvió a donde su viejo amigo italiano el Tinti, se gastó sus ahorros y nunca buscó con seriedad la composición del grupo. De hecho, a mediados de 1980, Fruko se entera que el Joe nada que montaba su propia orquesta y lo invita a grabar un nuevo álbum llamado “Fruko, el espectacular”

Pasaron seis meses más y nada que el Joe salía con algo. Así fue como los músicos a quienes el Joe ya había contactado varias veces empezaron a “mamarle gallos” y a decirle que su grupo de se debería llamar “El Joe y la Mentira”. A finales de ese 1980, año y medio después de haber tomado la decisión de independizarse, el Joe reunió a sus músicos escogidos y les dio la buena noticia que nacía una nueva banda a la que llamaría, en honor de todos los escépticos, El Joe y la Verdad

“El Tumbatecho”

En 1976 compone una de sus máximas confesiones en la canción “El Tumbatecho”, en la que en un fascinante juego de palabras describe una “traba maluca” cuando se acuesta a dormir despechado por unos cachos después de una rumba y la relata así: “Llegó a su casa derecho, de haber rumbeado con despecho, de hecho cayó al lecho mirando el techo, y siguió derecho…..” Luego dice: “Mira no fumes de eso, mira que me tumba el techo, derecho, techo cae techo. Traigo una fuma y eso que no he tomado bien derecho, acelera, acelera ponle primera que voy derecho”.

“La Rebelión”

Cuenta Luis Ojeda, quien fuera su representante durante 28 años, que en 1992, durante un festival de música en Sevilla (España), un personaje de la realeza de ese país le pidió al Joe que cantara La Rebelión. Joe no dudó en complacerlo. La cantó, pero la frase que reza “español con el alma negra” la cambió gentilmente por la de “español con el alma buena”. La respuesta del noble lo dejó mudo: “No, no, no, no, a mí me la cantas como es”, cuenta Ojeda.

“Tal para Cual”

En la canción Tal para Cual, del álbum Mi Libertad, lanzado en 1995, el Joe dice: “La vil Cubana llamó otra vez, y le dije sí”. Esa cubana es una jíbara barranquillera que le llevaba la droga al Joe hasta su casa.

© 2018, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con