Escríbenos ó Síguenos En
para leer

Hernando Marín ‘el Trovador Del Pueblo’

Miércoles, 6 de Sep - 20170

nandomarin

Hernando José Marín Lacouture se pintó de cuerpo entero en un canto, le hizo canciones a su querida Guajira con aristas en distintos pueblos, a las desigualdades en su territorio las graficó de manera directa, a las mujeres las pechichó en su noble corazón y siempre soñó ver juntas a una mujer blanca con una negra.

En ese recorrido por la inspiración del hijo de El Tablazo, municipio de San Juan del Cesar, La Guajira, aparece un episodio que marcó su vida y que lo hizo llorar sin parar. Una vez, notó que los días se sumaban a los meses y sus muchachitas, Anacelis y Ana Tatiana Marín Corrales, iban creciendo.

Intentó esculcar los años y atajarlos poniendo sus manos como una barrera, pero amanecía más temprano como si el tiempo tuviera carrera y las horas le hicieran el juego. Entonces, dejó constancia en el canto ‘Mis muchachitas’ grabado en 1993 por los hermanos Zuleta, donde plasmó su amor por sus hijas que siempre lo recuerdan como ese padre de temperamento fuerte, pero amoroso y consentidor.

‘El ángel del camino’ con cuyo seudónimo se presentó en distintos concursos de canción inédita vallenata, cosechó una gran cantidad de triunfos porque su talento le permitió hacerlo debido a que la creciente de su poesía era más grande que su estatura, sus vivencias evocaban la naturaleza y hasta su corazón latía como el repiquetear de una campana.

En cierta ocasión se dio a la tarea de esculcarse por dentro y la tarea resultó excelsa que al llevarla a su pensamiento y después moldearla con su guitarra escribió: “Este es el verso que motiva el sentimiento de un hombre que se ha entregado sin medida. Yo descubrí en el polen de una flor la huella que dejó un suspiro enamorado. Yo descubrí en el espacio de Dios la primera canción de mi pueblo olvidado. Ese soy yo el que hace una canción cuando está enamorado. Ese soy yo que le sobra valor para cantar llorando”.

La inspiración en aquel glorioso instante no hizo pausa en el cerebro de Hernando Marín y continuó. “En mi no existe la traición ni el desengaño, porque soy una canción en hora buena. Y mi poema reflejo de luna llena, es la imagen clara de un retrato hablado porque soy hecho con un pedazo de verso. Yo nací de un primer beso porque soy el mayor de mis hermanos”.

En el álbum de sus canciones quedó una pegada al alma de Valledupar, esa tierra donde vivió muchos años, y alcanzó el más sonoro triunfo en el Festival de la Leyenda Vallenata, año 1992.

‘En Valledupar del alma’, esbozó todo el significado del folclor vallenato, y sobre la tierra donde echó raíces hasta florecer en el pentagrama mundial.

Hernando Marín era de cuna humilde, trabajador del campo, y conocía de cerca todos los esfuerzos que se hacían para salir adelante, y por eso entre sus cantos tuvieron lugar los episodios vividos en toda la provincia.

Es así como en 1990 el trovador del pueblo, pidió que el mundo fuera más pequeño, estuviera cerquita del cielo y se pudiera cambiar la guerra por paz y amor.

Diomedes Díaz y Juancho Rois hicieron eco de su clamor de paz y le grabaron la canción ‘Canta conmigo’ que marcó la pauta porque encendía la llama de la esperanza y del reconcilio entre los colombianos.

Esa canción tuvo tanta influencia en la vida del compositor que solicitó ser interpretada cuando Dios lo llamara, y a través de esa obra volver a invitar al pueblo a cantar y untarse de paz. Se cumplió su voluntad. La letra de la canción fue repartida en más de mil hojas volantes y en la plaza Alfonso López de Valledupar todos la entonaron.

A Nando Marín, como lo llamaban sus más allegados, pocas veces el hilo conductor de la inspiración lo sacó de su amado departamento y pudo cantar infinidad de canciones como a ‘La dama guajira’, a una bella ‘Sanjuanerita’, a ‘Villanueva mía’, a la vecina de ‘Chavita’, al gavilán mayor, y como hombre humilde y agradecido a su burro ‘Placeres tengo’.

Por su capacidad retórica, carisma y verbo fluido, los recuerdos aterrizan visionando a lo lejos una guitarra desde donde el poeta-cantor guajiro se dedicaba a desahogar su alma en versos sobre los hechos que giraban en su entorno, darle gracias a Dios por haberle regalado 10 hijos y unos amores que afinaron su corazón.

Ese mismo que embarcado en el tren de sus realidades declaró: “Me llaman el invencible por mis cantos vallenatos, porque cada vez que canto alegro los corazones. No hay rincón de Colombia donde no escuchen mis cantos. La espada para mi lucha es mi corazón alegre, y mi caballo guerrero la letra de mis canciones. El himno de mi victoria es un conjunto de acordeones y voy llevando mi bandera aquí en mi tierra y fuera de ella, porque soy invencible”.

En el mundo vallenato siguen sonando las canciones de Hernando Marín, quien tuvo la virtud de andar a paso firme por lo romántico, crítico, costumbrista y picaresco. Además, dejó la mayor constancia en una de sus frases célebres: “Más vale llegar a ser, que el haber nacido siendo”.

Con información de: Juan Rincón

 

© 2017, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con