| Olímpica Stereo Gózatela | Para leer | El día que Diomedes Díaz fue guacharaquero en el Festival Vallenato - El día que Diomedes Díaz fue guacharaquero en el Festival Vallenato -
Escríbenos ó Síguenos En
para leer

El día que Diomedes Díaz fue guacharaquero en el Festival Vallenato

Viernes, 12 de Oct - 20180

diomedesdiaz

Las historias del folclor van quedando regadas en el camino, y muchas veces hay que retomarlas para que regresen al lado de sus protagonistas y no queden escondidas en sus memorias, sino que aparezcan como constancia del más grato ejercicio musical llamado Festival de la Leyenda Vallenata.

“En 1974, cuando se coronó por primera vez como Rey Vallenato Alfredo Gutiérrez; participé en el concurso de acordeón aficionado con Diomedes Díaz Maestre, quien fue mi guacharaquero y cantante, junto al cajero Jairo Suárez”. Así comienza su relato, hasta ahora inédito, Francisco Palencia Barragán, un veterano acordeonero nacido hace 68 años en Planeta Rica, Córdoba, y quien logró presentarse en el certamen vallenato de Valledupar con ‘El Cacique de La Junta’.

Por esa época, Francisco vivía en Valledupar trabajando en el lavadero de carros de propiedad de su cuñado Leonidas Guerrero, y frecuentaba el restaurante ‘La Cascada’, de Alcides ‘Chide’ Maestre, tío de Diomedes, quien tenía su negocio ubicado en la Avenida Fundación con trasversal 21.

“En ese lugar conocí a Diomedes, y se le notaba su inquietud por el folclor vallenato. Muchas veces parrandeamos, y se nos dio por participar en el Festival Vallenato, sin contar con experiencia alguna”.

De esa manera, los tres se atrevieron a concursar sin muchos ensayos, pero teniendo definidas las siguientes canciones: el merengue ‘Los areticos’ (Diomedes Díaz), el paseo ‘La primavera’ (Lorenzo Morales), la puya ‘El pedazo de acordeón’ y el son ‘Mi comadre Consuelo’ (ambas de Alejo Durán).

“Esa mañana nos tocó en uno de los kioscos, y quién dijo miedo. Nunca habíamos concursado en nada, sólo queríamos sobresalir, pero creo que los nervios en la primera canción traicionaron a Diomedes”.

“Comenzamos a interpretar el merengue ‘Los areticos’, de la autoría de Diomedes. Cuando la canción iba más de la mitad y él estaba cantando, se la cayó la guacharaca, y nos tocó parar. Se bajó del kiosco a recogerla, subió sonriendo, nos dijo que siguiéramos, y así lo hicimos”.

Por la tarde, les correspondía presentar el paseo, pero no fueron llamados a la competencia. Ante esto, el cajero Jairo Suárez Reales anota: “Nosotros, no tocábamos mucho, esa es la verdad, y solamente íbamos por la fiebre del folclor.

Éramos novatos, siempre nos animaba y apoyaba el músico Jairo Vargas López, testigo de estas aventuras folclóricas”.

El cajero recuerda, como si fuera ayer, esa historia que lo marcó de manera positiva. Así se inició, para con el paso de los años convertirse en uno de los principales protagonistas del Festival de la Leyenda Vallenata.

“Al no llamarnos, nos fuimos a sentar al lado de la casona de Hernando Molina Céspedes, donde tomamos agua y después cada uno salió para su casa. Así terminó todo, y cuando nos encontrábamos, nos reíamos de ese suceso”.

Esa rápida presentación de Diomedes Díaz en el Festival de la Leyenda Vallenata, de escasos cuatro minutos aproximadamente, quedó para el anecdotario de dos luchadores del folclor, quienes la cuentan con orgullo sabiendo que tiempo después ese joven guacharaquero se convirtió en el más grande ídolo de las multitudes.

© 2018, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con