Escríbenos ó Síguenos En

Fútbol y mujeres, combinación perfecta

El fútbol es el deporte más popular del mundo, une masas, genera ganancias, grandes espectáculos, momentos inolvidables y trae un sinfín de cosas increíbles a nuestras vidas.

Por fortuna, se le ocurrió a alguna mujer practicar este deporte y así consolidar el fútbol femenino como tal.  Qué bueno es ver a las consideradas como el “sexo débil” hablar, debatir y jugar fútbol al nivel de nosotros y aunque lo juegan distinto, también lo hacen de manera profesional.

Marzo es el mes de la mujer, ocasión especial para traer a ¡Tiempo extra! a uno de los seres que son parte fundamental en la vida de nosotros los hombres.

En esta oportunidad comparto la entrevista con Vanessa Córdoba, hija de nuestro gran arquero Óscar Córdoba y que a sus 18 años sigue los pasos de su padre bajo los tres palos y ya ha participado en la Selección sub20 femenina en importantes torneos internacionales como los juegos bolivarianos.

Vanessa, sin duda alguna, estaría en mi equipo ideal ya que con sus cualidades para el juego, su belleza física y su herencia futbolística, ganaría cualquier partido.

¿Cuál cree usted que es la principal diferencia entre el fútbol masculino y el femenino?

Es muy difícil elegir sólo la principal diferencia entre las dos ramas porque a pesar de que son el mismo deporte son incomparables. He tenido la oportunidad de jugar en ambas como arquero y la verdad prefiero jugar con hombres porque se siente más adrenalina, hay choques más fuertes, el balón viaja más rápido. Me atrevería a decir que las mujeres tenemos un juego un poco más lento pero con más “toque toque” que los hombres y quizás un poco más inteligente, no tan físico.

¿Cómo está en la actualidad el fútbol femenino en Colombia?

El fútbol femenino aún a nivel mundial es algo que ha venido creciendo a partir de la época de Mia Hamm que fue cuando se despegó. Hoy en día tenemos a jugadoras como Yoreli Rincón que se podría decir que es como la Mia Hamm en el fútbol femenino colombiano.

A raíz del surgimiento de ella el fútbol femenino y las “Chicas Súper Poderosas” en nuestro país se comenzó a tener más en cuenta y comenzó a crecer. Está muy crudo pero sí va creciendo bastante, tanto que Colombia es potencia suramericana en fútbol femenino: nos tienen casi igual sino el mismo respeto que a Brasil.

¿Cuál es su sueño en lo deportivo?

Mi Sueño es ser la mejor arquero que tenga Colombia. Es muy lindo que la gente se te acerque y te diga que su hija se metió a clases de fútbol porque te vio jugar o porque escucho sobre ti, y mejor aún que comenzó a tapar, que es algo muy raro en las niñas.

Lo que fue y es para mí, mi papa y Hope Solo (arquero de la selección estadounidense mayores),  me gustaría poder ser para las generaciones que vienen atrás. Esto aparte de poder jugar un Mundial de mayores y participar en unos juegos olímpicos.

¿Cuándo se dio cuenta que el fútbol femenino era su camino?

Una tarde conversando con mi papa sobre que quería en un futuro, surgió la idea de que tomara el fútbol como proyecto de vida. Jamás se me había cruzado por la mente, y creo que yo evitaba que eso pasará por temor a la comparación con mi papá. En ese entonces quería un cambio, un reto y desde pequeña he deseado ser una deportista profesional.

Creció viendo a su papá hacer grandes atajadas y siendo un referente mundial bajo los tres palos… ¿eso influyó en su decisión de jugar en el mismo puesto?

Claro que sí, ver a mi papa fue un gran impulso para bajarme bajo los 3 palos. Siempre lo admire cuando era pequeña y ahora que comienzo a vivir cosas similares que él, mi admiración cada vez crece más.

¿En qué otra posición le hubiera gustado jugar, o que otra actividad le hubiera gustado ejercer?

Me hubiera gustado ser delantera, meter goles. Pero mi físico es más compatible con el de un arquero. Además me gusta ser diferente y sentir una gran responsabilidad y a pesar de que en un equipo todos tienen su responsabilidad, el más mínimo error de un arquero representa desde un marcador en el partido Hasta un título.

De pequeña hice equitación y jugué voleibol normal y voleibol playa, si no fuera por el fútbol me hubiera quedado en voleibol playa.

Cuándo la carrera deportiva se termine… ¿Qué será de la vida de Vanessa Córdoba?

En agosto entraré a estudiar mercadeo y publicidad en una universidad de Estados Unidos becada con fútbol. A partir de eso me gustaría poder seguir con el proyecto que comenzó mi papa junto con su socio Christian Prada en la empresa que crearon Winmedia, de mercadeo deportivo.

Esto es algo en lo que desafortunadamente muchos de nuestros grandes ex futbolistas fallaron en hacer y no vieron como opción, y me gustaría poder ayudar a seguir cambiando esa mentalidad que no solo los futbolistas tienen sino que algunos deportistas de otras disciplinas también.

Aún muchos hombres piensan que el fútbol es un deporte para hombres, ¿Qué le diría a esas personas?

El mundo aún es machista, unos sitios más que otros, pero lo es. Así que esa idea de que el fútbol es solo para hombres es algo que se escucha frecuentemente en Colombia. La mujer y el hombre  serán siempre diferentes, no uno más o menos que el otro, simplemente tienen condiciones diferentes.

Para esas personas que afirman eso, no se desgasten más dando explicaciones pobres sobre porque el fútbol es solo para hombres, más bien disfruten el fútbol femenino también,  el fútbol es un espectáculo que es presentado de distintas formas entre las dos ramas y ambas son muy emocionantes.

Giovanni Echeverry Nicolella
Twitter: @giovanicolella
Editor de contenido digital

© 2014, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con