Escríbenos ó Síguenos En
entérate

Salseros que le ganaron la pelea a las drogas

Miércoles, 19 de Nov - 20140

La salsa es un ritmo popular, fue de los barrios más pobres de Puerto Rico, Cuba, Santo Domingo y New York que surgió todo este movimiento que tuvo una desaforada explosión y conquistó el mundo. Sus máximas estrellas se vieron rodeadas de lujo y fama sin control, pero con la fama también llegan las amistades engañosas, esto llevó a que muchos de los músicos, compositores e intérpretes salseros tuvieran contacto con uno de los peores enemigos, la droga se adentró en el gremio y consumió muchos talentos que lamentablemente perdieron la batalla, pero hubo otros que lograron sobrevivir y le ganaron la pelea; aquí tienen cinco ejemplos de que después de haber caído se puede volver a estar en pie. (Lea también: Cinco éxitos salseros cantados por mujeres).

Tito Nieves, Ha sido llamado el Pavarotti de la salsa por su voz tenor y su sobrepeso, desde sus inicios en el 77 ha incursionado en los grandes escenarios con paso firme, fue a finales de los 80´s que la cocaína y el problema de diabetes ocasionado por el sobre peso empezaron a hacer estragos en su salud y su ánimo; aunque seguía grabando, los vacíos existenciales que produce la adicción lo llevaron a hacer un alto y  pedir ayuda a su familia, gracias a su voluntad en 1986 inicia un tratamiento de desintoxicación del cual logra salir victorioso y desde 1991 su cuerpo está libre de ese veneno.

Ismael Miranda, el niño bonito de la salsa hizo parte de la Fania y ha llegado a presentarse en los escenarios más majestuosos, su carisma y talento lo hicieron una gran estrella, ese mismo mundo de esplendor lo envolvió en amistades peligrosas que lo condujeron al juego de querer controlar un vicio que termina controlándote, una mano amiga lo llevo por el camino de la espiritualidad y con su fe dio la pelea que logró ganar, recuperó su carrera, su familia y se ha encargado de dar apoyo a quienes como él cayeron en ese oscuro rincón, para demostrarles que si hay salida.

Cheo Feliciano, fue la voz de las afamadas orquestas de Joe Cuba y Eddie Palmieri, su inconfundible tono era el preferido de los boleristas y salseros en los 60´s, empezó a consumir marihuana a los 21 años y cuando quiso darse cuenta ya estaba consumiendo cosas peores que lo tenían fuera de control, con el apoyo de su familia y amigos ingreso a rehabilitación deteniendo su carrera, pero con la certeza de que hacía lo correcto. Una vez vencido el vicio, retornó en grande firmando con la Fania, vivió feliz y rodeado del amor de su público hasta su partida en abril de 2014.

Tito Rojas, con una voz privilegiada el gallo salsero siempre tiene éxito en cada proyecto musical que ha emprendido, su carrera lo ha dado a conocer en todo el mundo salsero y lo mantiene vigente en los escenarios más importantes, sin embargo también inició una vida de desorden, alcohol, mujeres y otros vicios que pusieron en peligro su profesión y su familia. En 2006, por su propia voluntad dejó este camino y se concentró en la religión, en retomar su hogar y reafirmar su carrera, demostrando que hay gallo para rato.

Domingo Quiñones, su carrera despegó en el 83, no solo como cantante, también como productor, compositor y actor. Llevó 18 de los 31 años que lleva su carrera luchando por salirse de la adicción a las drogas que lo iba consumiendo lentamente. Al fin, a mediados del 2000 se acercó a Dios y aceptó que tenía un problema, lo afrontó con rehabilitación y volvió a los escenarios esta vez con un mensaje de concientización y superación que compartir.

Por: Milesan
contacto@olimpicastereo.com.co

© 2014, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

Para comentar esta publicación ingresa con