Escríbenos ó Síguenos En
entérate

¿Agoniza la salsa en el mundo y en Colombia?

Lunes, 12 de May - 20141

Oiga, mire, vea con Rodrigo Salazar

Esa es la pregunta que nos hacemos frente a tanto acontecimiento sucedido en estos últimos días, y que nos enfrenta a una situación que se veía venir desde años atrás, que se podría decir, se empezó a evidenciar con más fuerza al comenzar el siglo XXI.

Para llegar a una crisis, se requiere de la coincidencia de elementos y para el caso, el género de la salsa, se han alineado varios factores:

Los precursores del ritmo están desapareciendo, no más este año ya llevamos dos grandes exponentes: José Cheo Feliciano y  Juan Formell, el uno puertorriqueño, y el otro cubano, luchadores, como los que aún están entre nosotros con las ganas para preservarlo, pero cómo?… Cada día se ven enfrentados a una industria que se tragó a la cultura y en la cual solo se sobrevive si hay un consumo que se refleje a nivel económico.

No es que no haya potencial artístico, es solo que cada día es menos puro, cada día está más influenciado por las nuevas tendencias musicales, y la industria le apuesta a esas nuevas propuestas que son las que en última le generan rentabilidad financiera frente a una elevada inversión,  que debe ir  de acuerdo a las nuevas generaciones y al vertiginoso avance de la tecnología, en la cual la música ha sido su mejor aliado.

Cada década nos trajo una nueva propuesta del género, una evolución cuyas raíces se niegan a fallecer, las bases cubanas heredadas se niegan a desaparecer, y se han hecho presentes en la salsa romántica de los 80 y de cama, como le llamaron algunos. La aparición de nuevos talentos fue un empujón al género, que aún frente a las dificultades era escuchado y disfrutado.

Si bien es cierto son muchos los exponentes individuales y grupales que siguen vigentes, si existe una crisis que coloca a la salsa al filo, y es una contradicción, en muchos países del mundo sobre todo el europeo y asiático, vibran con la salsa tradicional y pura que han conocido a través de esos artistas que la han difundido sin mayores pretensiones, género que han conocido gracias a los avances tecnológicos, que nos permiten acceder a ella en forma gratuita, esta última, la misma razón por la cual en su cuna, en nuestros países,  donde nos la hemos gozado, hoy se ve en agonía.

Las opiniones están divididas, hay quienes creen que no es una crisis, que es un mal momento y nada más, que es cuestión de creatividad, que no se puede pretender que la gente joven vibre al son de lo que otros disfrutaron en los años 70, y creo que es aquí  cuando hay que sentir a nuestra Cali privilegiada, porque nuestra juventud, gracias a la tradición, a las raíces musicales sembradas por nuestros abuelos y padres, es una ciudad que baila salsa de noche y de día, donde proliferan a millar los bailarines de salsa y de exportación y donde las academias de baile, que son más de 200, se niegan a dejarla morir, sus cuerpos expresan el sabor de las melodías que en cada paso nos recuerdan a  los grandes pioneros del género.

Pero nada es perfecto, y para no ir muy lejos uno de los rumbeaderos más emblemáticos de salsa en Bogotá, que nació a finales de los 70, El Goce Pagano, cerró recientemente sus puertas, no valió estar a tono con los tiempos, ni con el gusto de las nuevas generaciones, así que se hace urgente, encontrar las verdaderas causas por las cuales la salsa está atravesando por esta situación.

Pero bien dicen por ahí que las crisis son oportunidades, y esta no puede ser la excepción, la salsa es un bien cultural latinoamericano con todas las posibilidades de resurgir, y si aun contamos con el Gran Combo de Puerto Rico, Andy Montañez, Oscar de León, Ismael Miranda, más contemporáneos, Marc Anthony, Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuel, Luis Enrique, entre otros, y en Colombia, Niche, Guayacán, Moncho Santana, Willie García, Álvaro del Castillo, Jhon Lozano y Javier Váquez, solo por nombrar algunos,  es cuestión de replantear estrategias, de valorar y apreciar un ritmo con identidad cultural, de evolucionar, de utilizar las herramientas tecnológicas que están ahí, de modernizar sin perder la esencia, de abrir la mente, y en el caso de nuestro país,  apoyar a los nuestros, que no es fácil pero para nada imposible.

Por: Oscar Rodrigo Salazar Peláez  
Director artístico Olímpica Stereo Cali  
contacto@olimpicastereo.com.co

© 2014, Olímpica Stereo. Este contenido está amparado bajo la ley de derecho de autor colombiana

1 Comentario

  1. Janeth Riaño Castel - Usuario Facebook dice:

    yo veo con grande pesar que es verdad la salsa verdadera esa que nos energizaba cuando la escuchabamos y la bailabamos con sentimiento del corazon por ejemplo es la hora que escucho a henry fiol ruben,son cubano y demas asi me digan anticuada,para mi es lo mejor por que la actual esta metalizada y la bailan automaticamente robotizada,la salsa de ahora no tiene ni ton ni son es programada con ritmos de raices anteriores osea reinventada y la juventud ni las pesca,por que como no saben del frio, al viento la verdadera salsa,pero veo que todavia tenemos joyas salseras que no debemos dejarlas en el archivo,y las emisoras volverlas a renacer para que la juventud de hoy aterricen y vean lo mejor de nuestra salsa seria fabuloso señor oscar rodrigo en sus manos esta el poder de revivir la salsomania de los ayeres que viven en nuestras mentes pilas pues¡¡¡¡animo¡¡¡

Para comentar esta publicación ingresa con